Apophis

/ marzo 30, 2019/ Barcelona, Escape Room/ 0 comentarios

Reunidos

Teníamos un buen tramo para conectar Palafolls con Terrassa, actuación espectacular de conductor circense de por medio, que se acabó pasando rápido entre anécdotas, salidas mal cogidas (cómo no, un habitual ya) y las risas que siempre compartimos con las Sisters, compañeras de las que serían las siguientes 3 salas. Primera parada en común (segunda del día para nosotros 2) Vortex, con una sala que está dando que hablar que no es otra que Apophis!!

Punto a Punto

Tras aparcar prácticamente en la puerta (fortuna la nuestra), arrancábamos nuestra aventura para salvar a la humanidad de ese tal Apophis, con una intro de esas que te dejan con ganas de saber más pero sin tiempo para ello pues el destino nos aguardaba. La misión comienza aportando más luz sobre la trama, y metiéndonos poco a poco en tensión.

La ambientación va mejorando con la sala, así como los la percepción que se tiene de la experiencia, pues lo que en un principio puede llegar a parecer una sala más, poco a poco va sumando enteros para convertirse en una experiencia completa, divertida y sobretodo, sorprendente. En nuestro caso, no tuvimos mayor complicación en la resolución de los juegos, con un muy pequeño bache al que tuvimos que dedicar unos segundos más, pero nada que empañase el buen hilo conductor entre juegos y como este se iba adaptando a la trama.

Los juegos de Apophis son muy diversos, desde el inicio donde predomina más el juego de deducción y manual hasta una parte más avanzada donde la tecnología coge algo más de protagonismo, creando una síntesis que proporciona al jugador una sensación de progreso y avance con la trama, todo para terminar con un final de juego de los más sorprendentes que hemos vivido y que requiere de unos momentos para poder digerir todo eso. Sin duda, el 10 de esta sala!

La Novedad

En esto de los escapes es muy fácil recurrir al argumento de copias y plagios, pero la barrera entre eso y el uso de elementos similares de diferente manera es bastante grande. Aquí, en Apophis, pudimos disfrutar y “flipar” con un par de momentos gracias a la originalidad de los mismos, que si bien podía traernos de vuelta otros grandes momentos, tienen la magia y sorpresa de ser únicos, volviéndose uno de los pilares sobre los que se sostiene la sala! Otra muy grata sorpresa que sumábamos al segundo día de ruta.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.