Can Bruna

/ septiembre 20, 2017/ Barcelona, Escape Room/ 0 comentarios

Inicio de Ruta 

Y de vuelta del viaje de Barcelona, tras pasar unos días donde el escapismo ha cambiado la forma en que podía percibirlo, unos días de verdadera adrenalina constante, unos días donde la realidad ha llegado a superar la ficción…

Y no había mejor manera de empezar la ruta que arrancándonos con Can Bruna. Todo en su web es tan rural que el equipo íbamos a la espera de encontrarnos un caserón en medio del campo, pero no, eso era pasarse un poco! De todas formas, lo que nos esperaba dentro SI merecía la categoría y expectativas depositadas.

Con Precisión  icon-cogs 

Tocar al timbre es el último detalle que puedo desvelar, pero no dejaré de repetir que lo que viví allí dentro marcaba un precedente en mi vida de escapista. La GM, Marina, hizo un papel desorbitadamente extraordinario, consiguiendo que en mi caso hasta me cayeran las lágrimas de lo bien que lo estábamos pasando.

Una vez todo estaba claro, era momento de entrar y cumplir nuestra misión. Toda la ambientación está cuidada con esmero y mantiene la buena línea alcanzada en la recepción, donde pese a no estar en el caserón de campo, la masía había cobrado vida. Varios giros con efectos visuales acompañan a una historia que se va oscureciendo por momentos.

De los juegos, no puedo decir más que todos están perfectamente integrados en el espacio que les toca, creando una sintonía ideal con la ambientación. Tratan bastante el trabajo en grupo y la dificultad no es extrema, pero con necesidad de calentar a las neuronas. Haciendo omisión de un inicio muy pausado, volamos por la sala casi de forma literal, resolviendo unos acertijos muy bien hilados.

¿Quieres saber más acerca de los 5 candados Riddle Beaters? Haz click en la imagen para leer al respecto.

La iaia 

Responsable de una de las mejores introducciones al juego que he tenido nunca. Un briefing perfectamente integrado en el discurso, que llega casi al final de una magnifica narración de la historia, llena de anécdotas y risas, muchas risas. La post charla resultó también la mar de interesante, ojeando la infinidad de curiosidades que la sala guarda y que a veces, con el juego, uno se puede perder. Visita obligada en cualquier caso!!

Con la “Flor en el cul” salíamos de la Masía!

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.