El Orfanato Hospitalet

/ diciembre 1, 2018/ Barcelona/ 0 comentarios

A la Carrera 

Que sería de una ruta de escape en la que no llegas con la lengua fuera a alguna de sus salas? Pues a nosotros nos tocó y bien temprano esta vez, pues nos jugó una mala pasada el tráfico y es que hay que ver como se puso aquello un viernes por la tarde. Con los niños del Orfanato de Hospitalet esperándonos para jugar, tuvimos suerte de aparcar al llegar (suerte pues encima había obras) y a semi sprint nos plantamos en la puerta donde ya nos esperaba nuestro 3er integrante de esta sala Hector, amigo con el que poco pudimos hablar mientras cogíamos aire y nos decidíamos a entrar.

Al Detalle icon-bullseye 

De nuevo, arrancábamos con una experiencia inmersiva desde antes de tocar al timbre prácticamente. La entrada del local es muy chula, pero algo que dejar atrás tan pronto te recibe el GM. La intro me pareció una apuesta muy interesante, factor diferencial con el resto de orfanatos que hemos jugado, y bien llevada a cabo. La ambientación, con todos los elementos artesanales presentes, te transportan a la vieja institución de manera prácticamente perfecta. La historia la conoces desde el inicio del juego, pero esto no quita interés al desarrollo del juego. Un juego de estancias muy amplias y en las que poder moverse, cosa que en nuestro caso no hizo sino aumentar las posibilidades de crear una atmósfera de terror.

Muchos nos habían dicho la dificultad que entraña esta sala, con muchos juegos y encima teniendo que mantener la compostura ante las ganas de jugar de los niños… Sin embargo, pudimos hacer una sala con muy buena fluidez, apoyados en un momento clave por nuestros GMs y disfrutando como chiquillos (nunca mejor dicho) la experiencia que te depara este Orfanato. El miedo, muy sugestionado y con escenas fabulosas, fue nuestra tónica general, logrando que el grupo pasase a la formación bicho bola compacto por momento, y logrando un final en el que, a parte de la originalidad que percibimos, fue para terminar con la adrenalina por todo lo alto.

Los juegos de este Orfanato, abundantes y con diversas dificultades, se hayan genialmente integrados en la temática y recreación de la sala, con una presencia de la tecnología como respuesta a varios enigmas que mejora la sensación in game generando desde sobresaltos hasta fluidez entre resolución y siguiente enigma. No se puede terminar sin hablar de Mario y Vero, nuestros GM y compañeros en esta aventura, quienes hacen un papel estelar y con quienes pudimos compartir una charla post game con anécdotas muy divertidas. Fue un placer “sufriros” en esta experiencia!

Pain Route 

Escapando del Orfanato de Hospitalet, cumplía con mi 6ª y última sala de esta fascinante ruta del Dolor, o Pain Route si nos atenemos a su nombre original. Creo poder asegurar, sin miedo a equivocarme (que miedo ya nos han hecho pasar ellos), que ninguna de sus 6 salas es evitable si hablamos de buenas salas de terror en Barcelona. Desde temáticas aterradoras de por si, pasando por situaciones surrealistas y súper originales hasta ver a todo el equipo detrás de cada sala, quienes desprenden muy buen gusto y ganas de seguir haciéndonos disfrutar a todos los valientes que nos atrevemos a pasar por ahí. Orgulloso de haber podido completar esta ruta y esperando a saber más de cada uno de los integrantes!!

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.