Encrypt

/ julio 6, 2017/ Barcelona, Escape Room/ 0 comentarios

El aterrizaje  

Esta es una de esas veces en las que la ley de Murphy se cumple al 90%. Aterrizamos en Barcelona a temprana hora por la mañana, el metro tarda una eternidad en venir y esto nos hace plantearnos “¿Dará tiempo de jugar un Escape Room antes de volvernos a Valencia?”  La respuesta para nosotros era sí. Encrypt, vamos a por ti!

Dejamos las maletas en una consigna del centro (no sin antes dar un par de vueltas para encontrarla), vamos al metro y sus mil problemas para personas con movilidad reducida (que poquita clase tiene a veces la gente!), perdemos el primero, conseguimos llegar a la estación y el navegador nos indica un punto en dirección totalmente contraria… Vaya día! Al final conseguimos llegar y, al finalizar, con mucha prisa y la ayuda de un taxi, alcanzamos nuestro bus sobre la bocina (chúpate esa Murphy).

El analista  

Y que decir de Encrypt… Vaya si mereció la pena el sufrimiento para llegar y volver! Menuda experiencia nos llevamos! Es una de esas salas donde, desde el momento de la reserva, comienzas a jugar. Detalles cuidados en cada elemento hasta que entras por la puerta y entonces… Considerando esto parte del juego, hablamos de una introducción maravillosa, realista hasta la médula, que no hace otra cosa que animarte a meterte en la aventura. Una ambientación que te hace viajar a medida que la historia avanza, con variedad de golpes de efecto que alteran al jugador, unida a una trama confusa y cuyo final no deja indiferente a nadie, os lo aseguro.

Las pruebas están muy bien integradas en el entorno, consiguiendo sacar de quicio más de una vez a los participantes, más por su rebuscado desarrollo que por la dificultad en si. Esto nos hizo tener un juego bastante fluido, no ausente de momentos críticos donde hasta llegamos a discutir (Discutir en un escape room? Desde cuando?) y algún que otro sobresalto, debido a la crudeza de algunos momentos y el realismo de los mismos.

Con nuestros más y nuestros menos, nos plantamos delante de la salida, con la que creíamos era la llave para huir de aquel sitio pero… Ups, la llave no abre! La cerradura decidió estropearse con nuestras prisas haciendo a los Game Masters acabar el juego de una manera “diferente”, no ausente de originalidad.

¿Quieres saber más acerca de los 5 candados Riddle Beaters? Haz click en la imagen para leer al respecto.

El oscar 

Y la estatuilla es para… Los Game Masters!! Qué gran actuación nos brindaron. Ya habíamos oído que Barcelona escondía cosas por el estilo pero para ser nuestra primera vez, que bien cumplió. Estuvieron perfectos durante los 60 minutos de juego, trabando nuestro ritmo y aumentando el nivel de tensión que ya traíamos de nuestro trayecto de llegada. Al acabar, y sigo lamentándome por ello, la charla se redujo a escasos 5 minutos pues el taxi nos esperaba en la puerta. Sin embargo, fueron 5 minutos fabulosos que sumados a las conversaciones que hemos tenido posteriormente, colocan un broche perfecto a esta grandísima aventura. Ya esperamos Krematorium con ganas inmensas!

En absoluto ninguno volveremos a ser el que eramos antes de entrar en Encrypt… Llevad cuidado, nunca se sabe quien puede estar observando

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.