Hostal 83

/ noviembre 18, 2017/ Barcelona, Escape Room/ 0 comentarios

The End  

Aun recomponiendo el cuerpo tras nuestro paso por Insomnia, tocaba coger el coche una penúltima vez en esta ruta de camino a Hostal 83. Penúltima porque la siguiente ya sería para ir a la estación… Pero bueno, con alegría y las ganas que uno puede tener de seguir pasando miedo (creo que hacer estas tres salas del tirón es una verdadera locura, pero nos gustan las locura!).

Llegamos a una Gironella en plenas fiestas, cosa que no dificultó que pudiésemos aparcar (seguíamos benditos aun). Nuestras compañeras iban a repetir experiencia, con lo que sabíamos que lo peor iba a ser para nosotros dos (gracias Hostal por darles a ellas su merecido también). Una vez en la dirección, mucha incertidumbre y confusión pues no teníamos mayor idea de que hacer ahí… Hasta que salieron a por nosotros y a jugar!

Despedida de ruta con los últimos GM que habíamos tenido! Gracias a todo el equipo por la experiencia! 

Puto a Punto 

La intro fue una mezcla de sensaciones, diversión, enfado y nervios creo que lo definen perfectamente. Todo buscado, lo cual da mérito pues se ve que está montado para que así sea, y de nuevo una entrada que lamento no haber jugado de noche, pues este tipo de aventuras sin la luz de nuestro querido sol, acojonan y mucho. Poco nos duró pues una vez se cierra la puerta, suerte si tienes algo de luz en la que refugiarte.

La ambientación da en la diana: un hostal abandonado y donde lo paranormal es lo protagonista, no esperes un bizcocho recién hecho… La historia se conoce en los primeros minutos de juego y rápidamente queda claro que hacer allí. Los juegos los vi bien mezclados entre los más tradicionales de un escape y otros que nos forzaban a perder atención a lo que nos rodea y dar la espalda a la oscuridad, con lo que ello conlleva. Uno juega, el resto hace de escudo humano.

La dificultad de los mismos varía por momentos, y hay algunos de mayor deducción frente a otros donde lo importante es el juego manual o la interacción misma. Que decir de la forma de dar pistas, pues seguían con su particular intento de sacarme de mis casillas.

Hubo dos momentos donde realmente admito que me sorprendieron, haciendo cosas que uno no imagina y ayudan a imprimir el realismo que necesitan el resto de componentes para crear la mezcla que tantos escapistas habrán podido disfrutar ya. Por suerte para nuestros corazones, la sesión fue bastante fluida, con incontables momentos de miedo, carreras y risas entre sustos.

¿Quieres saber más acerca de los 5 candados Riddle Beaters? Haz click en la imagen para leer al respecto.

Nuestro amigo Mi  

Al final, él es el gran protagonista de todo esto. Me pareció un personaje la mar de original, capaz de sacar lo mejor y peor de cada uno de nosotros y con alguna intervención de las que se suelen titular “estelar”. El final es de verdadero infarto, con un juego que yo ya veía venir, pero me negaba a creer hasta que lo tuvimos delante.

Al salir y respirar, tuvimos una muy amena charla con todo el equipo que forma Hostal 83, quienes nos contaron lo poquito que le faltaba a su nueva sala Inmortium y con los que pudimos ver el gran trabajo que tiene esta sala. Me alegra haber podido conoceros y pasar por vuestro Hostal. Mi, volveremos a Inmortium.

Eramos felices pensando que ya habíamos salido del Hostal de l’avi Tonet…. Pero aun quedaba el último susto! 

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.