Pabellón 4

/ abril 22, 2019/ Alicante, Escape Room/ 0 comentarios

Por fin

Tras la resaca de la ruta escapista por Bcn, poco nos costó volver a pecar pero es que teníamos motivos más que de sobra para hacerlo, pues parecía que (por fin) las agendas iban a cuadrar, la sala iba a estar abierta y teníamos las ganas de ir hasta Torrevieja para aventurarnos es nuestra particular sala maldita: Pabellón 4 de Trasgu Escape Room. Aunque no cantamos victoria hasta que nos abrieron las puertas, ya que todo podía pasar…

Punto a Punto

Entramos directamente a vivir la experiencia que esta gente nos tiene deparada, con una intro que nos gustó y sorprendió bastante a todos donde el acting está más que trabajado y todo elemento está pensado para tener un sentido. Ha de decirse, que como no podía ser de otra manera elegimos la variante de terror, cosa que ya te hace ir con mil ojos. Este Pabellón 4 tiene una ambientación bien diferenciada entre estancias, donde yo destacaría la evolución que se va viviendo durante el juego.

Fue de estas partidas donde jugamos sin prisa pero sin pausa, resolviendo todo lo que nos iban echando entre miradas nerviosas, algún que otro grito y momentos de bastante tensión. Todo está preparado para que haya un final a la altura. Hay pocos referentes en la zona en cuanto a escapes de terror, y compararlo con zonas como Bcn puede no ser lo más justos, pero lo que sí es destacable de este juego es que está pensado para que se disfrute jugando y resolviendo, focalizando la experiencia en el escape y no en el terror (un acierto vista la experiencia) .

Juegos de corte más clásicos en cuanto a aparición de la tecnología, pero muy bien integrados con la temática, adaptándose bien a la dificultad que una sala de miedo conlleva para que no sea imposible terminar, pero si un reto para más de uno. Gran trabajo realizan también los GMs, desde el momento inicial del juego pasando por el desarrollo de la sala, incluso ayudando al equipo no saliéndose del papel que se desempeña. Un pequeño gesto de gran importancia.

Satisfechos

El mayor miedo que me quedaba a mi de Trasgu no era el enfrentarnos a una sala de terror (que también) si no que después de tanto tiempo, tantas ganas y buenas expectativas la sala no fuese lo que esperábamos. Por suerte, pudimos disfrutar de una experiencia singular que cumplió nuestro objetivo del viaje, creando una satisfacción de haber vencido a nuestra sala maldita y poder por fin apuntar a nuevos destinos.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.