Sanatorium

/ mayo 8, 2017/ Alicante, Evento/ 0 comentarios

Corría el mes de marzo de 2017, los Riddle Beaters constituyéndose como una realidad y la aparición de un evento que llamaban “Sanatorium”… Dos vídeos y la infinidad de comentarios al respecto hicieron que nuestras ganas se dispararan, que a ese evento teníamos que ir sí o sí. Pero no, no pudo ser para entonces. Nos castigó la venta de entradas en el local y vimos como en unas pocas horas todo estaba ocupado en su práctica totalidad.

Sin embargo, nuestros amigos de Locus Fugae, Secret Hunter y The Code decidieron repetir de nuevo su evento, esta vez el primer fin de semana de mayo. Y esta vez sí, tras largas horas de cola conseguimos nuestro sobre para Sanatorium. Sólo nos quedaba conformar el equipo: con los habituales subimos rápido nuestro número a 8, y para las dos plazas extras tuvimos el honor de tener con nosotros a The Sisters SA, que pese al largo viaje que las separaba de Alicante, no se resistieron ni un segundo.

Desde la adquisición de las entradas, empezamos a ver como la tensión en torno al evento crecía de manera desmesurada, como los organizadores consiguieron hacer de “una simple sesión de escape” un evento asombroso que estaba marcado y remarcado en las agendas de todos los miembros del grupo.

Y, de repente, nos encontrábamos ya reunidos los 10 a la espera de un mensaje… Un último detalle que nos haría entrar en Sanatorium. Con mas nervios y miedo que excitación leímos el mensaje que acabamos de recibir y poco tardamos en entrar en los coches (frente al asombroso de los presentes que disfrutaban de la tarde del sábado todo sea dicho).

 

Equipo de Pacientes de Sanatorium!

Llegamos, dejamos los coches, tensión creciendo por momentos, todas las instrucciones en nuestras cabezas, Sanatorium abriendo sus puertas… Y dentro! Desde ese momento hasta la salida, nos vimos sumergidos en un escape como no habíamos experimentado nunca. Puede que fuese el ser un grupo grande y la primera vez de la mayoría en un evento de estas características, pero nos vimos algo agobiados en algunos momentos y no siendo capaces de aportar todos el máximo al que estamos acostumbrados en sesiones más reducidas.

Por otro lado, puede que fuese la magnificencia de lo creado allí dentro, de lo que habían conseguido hacer: salas muy bien ambientadas, pruebas muy hiladas y adaptadas a la historia que seguíamos, actores y decoración que te hacían plantearte si estabas jugando o encerrado de verdad… No hay otra forma de definirlo si no es como un “todo”. Nos gustó particularmente la interacción con TODO (y decimos TODO) aquello que Sanatorium escondía tras sus puertas.

Tras una corta hora y cuarto conseguíamos abrir la salida (y por poco la bloqueamos seguidamente con nuestro, digamos “impetu” por salir de allí como alma que lleva el diablo). Era tal nuestra agitación que al montar en el coche, Las Sisters y 2 de nosotros aparecimos en los asientos traseros donde, de normal, solo caben 3 personas. Sonia era incapaz de pronunciar palabra en un ataque de risa/pánico, pero conseguimos pasar uno delante y huir de aquel maldito lugar que esperemos haya cesado su actividad…

Por último, nos quedamos en medio del camino, pensando si sería apropiado volver atrás y poder comentar con los organizadores que maravilla habían creado… Pero las indicaciones eran claras: subir a los coches y no volver ni la mirada. Echamos de menos esa charla post-juego, pero la guardamos para futuras visitas a estos cracks de Alicante. Los Riddle Beaters y todo nuestro equipo de Sanatorium os agradecemos todo el esfuerzo puesto en este evento y deseamos poder volver a “sufriros” en el futuro!!

Sobrevivimos a Sanatorium pero… Volverá todo a ser igual?

Compartir esta publicacion

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.