Toys

/ marzo 30, 2019/ Barcelona, Escape Room/ 0 comentarios

De Vermut

Si puede pasar algo curioso estando de ruta, es sin duda el tener tiempo libre (y mucho) haciendo ni más ni menos que 5 salas en un día! Pero como somos gente apañada, y algo había que comer, así que nos fuimos de pinchos y Vermut (siempre con responsabilidad, que luego hay que jugar). Esto iba a traer risas y no pocas, mejorando así nuestro “mood” para entrar a una sala a la que tenía ganas tras pasar anteriormente por Circus. Íbamos a jugar Toys de Bizarre!

La Valoración icon-pencil-square-o 

Tras cambiar el coche a un aparcamiento en la puerta (yes, again!) y guardar las cosas, nos adentrábamos en está icónica juguetería del barrio a descubrir que había pasado con una intro que yo al menos no esperaba, sin alardes pero suficiente y eficaz para darle el toque de inmersión inmediata. Que decir de la juguetería una vez dentro, como ya nos pasó con Circus, nos volvimos locos!! Consiguen inyectar una emoción increíble con salas grandes, llenas de detalles y donde el jugador se transporta a otra época de su vida.

Para mi ya valía la visita por lo que pudimos vivir al inicio, un torbellino en la resolución de los juegos donde la diversión y las risas flotaban a nuestro alrededor sin interrupción, con algún momento de WOW incluido con el que todo nos quedamos diciendo “ Que tíos, como se lo han currado!” La historia, en este caso ya advertidos de que es más suspense que Circus, tiene toda su lógica y a nosotros nos llegó bien, alterando bastante en la forma de jugar y llegando a hacernos bordear la zona de la pista, que felizmente evitamos con nuestro posterior premio!.

Durante el juego hay un par de situaciones que no esperábamos y que suman puntos, aumentando la tensión del grupo. Si ya hemos dicho que la partida fue prácticamente redonda, queda comentar los juegos como tal: súper bien adaptados a la temática, divertidos como ninguno, con un gran uso de la tecnología y evolucionando con la sala y su trama. Nuestra GM, Anna, lo hizo de lujo desde el principio hasta que salíamos por la puerta y nos despedía, como sus salas desprendiendo alegría y buen rollo en todo momento.

El Sello

Con Bizarre, pese a su corta edad y el “solo” tener dos salas en Bcn, se puede hablar muy claramente de un sello propio, distintivo y además, de muy buen gusto. Ya me destapé con como cuidan los detalles (incluso olores) en Circus, pero aquí sigue esa tónica donde todo tiene su por qué y los momentos de emoción junto con las risas están más que garantizados en las diferentes fases de sus escapes. Chic@s, a nosotros nos habéis ganado!

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.