La Mina Diavik

/ enero 19, 2020/ Escape Room, Madrid/ 0 comentarios

Deja Vù

Cuestión del azar, la fortuna o la casualidad, tras perdernos una sala a la que teníamos muchísimas ganas por temitas técnicos, tiramos como siempre de Escape Radar para cubrir plan… Con la sorpresa de que la Mina Diavik, de Unreal Madrid (sala que tiene reservas a dos semanas vista completas) tenía un hueco el día siguiente. Ese hueco llevaba nuestro nombre, y tuvimos la suerte de hacernos con él!

Con Precisión icon-gears 

Inmersión: Desde la puerta hasta el final del juego, la inmersión es absoluta. Ya sabíamos que la ambientación iba a ser inmejorable (ya lo fue en Barna) pero es que encima hay que sumar una intro mejorada, un final aún más intenso y en términos generales, prescindiendo de la sorpresa de jugarla por primera vez, una inmersión de las más completas vividas hasta la fecha.

Sensación in-game:Grupo de 5, novatos, iniciados y veteranos, unidos como un solo ente que hizo que la partida rodase de una manera espectacular. Los juegos están perfectamente asociados y una cosa no deja cabos sueltos inconexos, lo que nos dio para batir el crono y bajar de la hora en esta de nuevo espectacular aventura.

Juegos:Si ya lo pasamos bien en la mina de Barna y nos fliparon todos los props presentes, la de Madrid es simplemente una evolución en materia de juegos, y enigmas. Disfruté como un enano pues me costaba ver juegos pasados, lo que hizo que el 80% de la experiencia fuese nueva para mí (superando mis expectativas con creces). Juegos rápidos, ágiles de resolver y primando la interacción frene al rompecocos: sello Unreal, sello de calidad.

GM: Había costado, pero conseguimos que Jaime nos abriese las puertas de su “palacio”. Sorprendido me quedé por la intro, la poca intervención necesaria durante el juego fue divertida y la charla… Se podría haber extendido de no ser por lo apremiante de reloj y los demás planes. Se nota que lo vive y le gusta, y eso es fácilmente contagiable y un punto que sumar siempre a una sala.

Post-game: No podíamos dejar la Mina sin hacernos una foto payasil total, recuerdo del día que la Mina se superó a si misma, algo que cualquiera podría pensar imposible, pero para eso existen los imposibles: para conseguirlos!

Los Miedos

Sensación general: Miedo generado por volver a una de mis salas favoritas, pero esta vez en una ciudad diferente y bajo la premisa de poder volver a jugarse. Que satisfacción comprobar que esto es totalmente cierto, con nuevos juegos, inmersión y desenlace mejorados y una ambientación que sigue quitando el hipo. La Mina Diavik ha venido a superar a su origen, y ya tardáis en rejugarla si es que ya habéis pasado por Barna anteriormente, no defraudará.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.